CAPSULE

Desarrolladores: Adam Saltsman y Robin Arnott
Disponible en: Windows, Mac

CAPSULE

El espacio exterior es al hombre moderno lo que los océanos y los mares son al hombre medieval. Un mapa en blanco por delinear donde todo cabe, desde las fantasías más extremas hasta los hechos científicos más contrastados. Cuando un autor se asoma a su frío abismo suele regresar con historias sobre invasores alienígenas, colonias en Marte o especies superiores que construyeron por encargo nuestro planeta hace eones. Asimismo, por influencia de otros medios y por un contexto sociopolítico específico, los primeros años del videojuego estuvieron gobernados por alegorías de ese anhelo del hombre por descubrir qué hay arriba junto a las estrellas. Hombres como Tomohiro Nishikado, que con su Space Invaders asoció por primera vez la ciencia ficción espacial y el horror interactivo en una sola recreativa capaz de conducir al pánico a través de elementos arcaicos: una incansable horda de extraterrestres con aspecto de crustáceo y una martilleante musiquita repleta de malos augurios. El poder narrativo de Space Invaders sigue teniendo una dimensión apabullante.

Capsule se desarrolla en el espacio, pero no es un shooter. Todavía conserva algunos rasgos de sus antepasados más remotos: la necesidad de esquivar escombros siderales para no morir y la inercia en el movimiento, aunque sin tanto descontrol, del viejo Asteroids; la minuciosidad de un Lunar Lander; la exigente capacidad de respuesta y los reflejos de un Missile Command. Aunque no lo parezca, el juego se desarrolla en primera persona. Lo que visualizamos es la interfaz gráfica que tendría ante sí el ocupante de la cápsula de salvamento controlada por nuestro teclado. El aspecto dejado, empañado, con interferencias esporádicas de la pantalla remite a los vetustos años de una carrera espacial que finalizó justo cuando las primeras recreativas comenzaron a despegar en los salones de todo el mundo. El sonido de la respiración del tripulante retumbando en nuestros auriculares nos recuerda por qué seguimos luchando. La barra de alimentación de la cápsula nos mantiene en suspense y nos conmina a actuar con precaución: ¿activar el sónar para detectar tanques de oxígeno y células de energía en el espacio, a costa de perder combustible, o continuar en solemne procesión, avanzando entre las antenas y los desechos cósmicos, tratando de gastar la menor cantidad de recursos posible? Sea cual sea la decisión, mejor tomarla rápido, porque ese dron tiene cara de pocos amigos, ¡y nos acercamos a un campo de minas!

Adam Saltsman (CANABALT, Paper Moon) y Robin Arnott (Monsters Down the Hall, Chicken Cowboy) transgreden los límites de la simulación y nos acercan a las fronteras del terror curiosamente el mismo año del estreno de Gravity, la versión cinematográfica de Capsule. Gracias a un soberbio diseño de sonido y a una jugabilidad reforzada por la aleatoriedad del entorno de juego tras cada muerte, un sencillo simulador de repostaje y mantenimiento espacial se convierte en una agonizante lucha contra la ominosa presencia del espacio infinito. Tal es la agonía que transmite este juego de apenas dos horas de duración que cuando nuestra cápsula queda a la deriva por falta de energía se nos niega la opción de reiniciar la partida. Capsule nos obliga a presenciar (auditivamente) los estertores del tripulante, cuya vida se apaga conforme la barra de oxígeno se vacía, como una estrella más que muere en el firmamento. A la ya de por sí emergente narrativa embebida en el juego se añade una narración epistolar póstuma en forma de emails que podemos ir leyendo conforme llegamos a las estaciones de repostaje, nuestros objetivos en cada “fase”. Un postizo innecesario para una experiencia de juego que ensombrece a muchos de los survival horror que he podido disfrutar este año.

Si están buscando la definición de supervivencia en un videojuego, detengan la búsqueda: ya la han encontrado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s