Eh, Los Sims: ¡Al loro con Animal Crossing!

El primer título de Los Sims ha vendido desde el año 2000 11.23 millones de copias, según cifras publicadas en VGChartz. Un poco menos que Animal Crossing: Wild World, lanzado en 2005 para la portátil Nintendo DS (11.86). La secuela de Los Sims, puesta a la venta en 2004, lleva vendidas 3.19 millones de copias, un poco más que los 3.15 del Animal Crossing de GameCube (2001) y menos que los 3.94 millones de New Leaf, lanzado en 2012, y los 4.45 de City Folk (2008), la entrega para Wii. Los Sims 3, la última apuesta de Electronic Arts por revitalizar la saga imaginada por Will Wright, se lanzó en 2009 y lleva vendidas 3.16 millones de copias, 780.000 unidades menos que New Leaf. Es decir, en líneas generales, la saga Animal Crossing, a excepción de la entrega para GameCube, ha funcionado mejor en términos de ventas que la franquicia desarrollada por Maxis. Sigue leyendo

Anuncios

FIFA Street 4

Desarrollador: Electronic Arts Canada (los de World Cup 98, 007: Racing y Need for Speed: Most Wanted)
Distribuidor: EA Sports
Disponible en: PlayStation 3, Xbox 360, PS Vita

Para alguien que lleva sin acercarse a menos de diez metros de un FIFA desde el año del estreno de El club de la lucha, encontrar de repente en una de sus entregas una fuente de diversión es, cuanto menos, reseñable. Durante años, FIFA se ha ganado entre los jugadores hardcore la etiqueta de “juego para canis”, considerado (legítimamente) como un vulgar producto donde las aspiraciones por “contar algo” no van más allá de actualizar los rostros de los jugadores, las plantillas, las equipaciones, darle un repaso al apartado gráfico y añadir una pizca de novedad al gameplay para justificar el desembolso. FIFA es un producto de temporada. Sólo tiene sentido en los meses que van desde el lanzamiento del último (normalmente en noviembre o diciembre) hasta la inexorable llegada del sustituto. ¿Cuántas tiendas de segunda mano no llenan sus cestas con pilas de entregas añejas de esta franquicia? Es el ciclo vital de cualquier FIFA: ser comprado sin importar qué novedades tenga, ser exprimido durante un año y ser llevado a la tienda de compra-venta más cercana para servir a la siempre justa causa de soportar económicamente la adquisición de su sucesor. Sigue leyendo